EL ERROR DE EVITAR LOS GRANOS EN NUESTRA DIETA, UNA LECCIÓN DE JAPÓN PARA EL MUNDO

¿Evitar los granos es un error?
El Dr. David Perlmutter, Profesor  de la Facultad de Medicina de la Universidad de Miami, publico su teoría donde trata de demostrar que el consumo de carbohidratos y gluten puede causar o contribuir a la demencia. Sin embargo El Dr. Neal D. Barnard, profesor de Medicina Interna en la Facultad de Medicina de la Universidad George Washington, no está de acuerdo.

LOS GRANOS EN LA ALIMENTACION Y EL CEREBRO: UNA LECCIÓN DE JAPÓN PARA EL MUNDO

Parece que toda gente está buscando a un niño que castigar o a quien culpar por la expansión de nuestra cintura  o por nuestra epidemia de diabetes, o por nuestra continua necesidad obsesiva de controlar el colesterol y por que necesitamos tomar medicamentos para la presión arterial. 

Aparentemente hemos  encontrado nuestro chivo expiatorio: el pan. SI EL MALDITO PAN QUE TANTOS MEDICOS Y NUTRIOLOGOS SATANIZAN.

No es que el desayuno de huevos y tocino cargado de grasa, esas alitas de pollo empapadas de grasa, o esa pizza de peperoni y quesos que han causado nuestros problemas; no cómo ha de ser, el culpable es esa rebanada del pan matutino que compartes con algún café.
Algunos clínicos e investigadores van un paso más allá. Ahora están culpando y azotando a ese muchacho que representa a todo el trigo por desencadenar la enfermedad de Alzheimer; sin embargo  la evidencia  cuenta una historia muy diferente.
La culpabilidad de los cereales comenzó con la observación de que los niveles altos de azúcar en la sangre están relacionados con la enfermedad de Alzheimer. 

Eso es cierto. 

Las personas con diabetes están en alto riesgo de desarrollar demencia. Ohara T, Doi Y, Ninomiya T, et al. Glucose tolerance status and risk of dementia in the community: the Hisayama study. Neurology. 2011;77:1126-1134. 

Así que algunos han razonado que porque los carbohidratos liberan azúcares naturales durante la digestión, la forma de bajar el azúcar en la sangre debe ser para evitar los carbohidratos. 

Asumieron que también podría proteger el cerebro.

Evitar los alimentos sanos que contienen carbohidratos resulta ser la última cosa que usted querría hacer para la diabetes, la obesidad o la enfermedad de Alzheimer.

Toma una lección de Japón. 

En los años sesenta y setenta, el alimento básico de Japón era el arroz. La dieta japonesa era, por supuesto, muy alta en carbohidratos, y sin embargo la diabetes era rara  afectando a un mero 1% a 5% de adultos mayores de 40 años. Kuzuya T. Prevalence of diabetes mellitus in Japan compiled from literature. Diabetes Res Clin Pract. 1994;24 Suppl:S15-S21

En los años siguientes, la occidentalización ocurrió rápidamente. El arroz desplazado de carne en las comidas japonesas y la ingesta de grasas aumentaron rápidamente, mientras que el consumo de carbohidratos se desplomó. 

¿Cuál fue el resultado? 

En la década de 1990, la prevalencia de la diabetes había aumentado dramáticamente. Claramente, los carbohidratos no era el problema. 

La afluencia de alimentos grasos había elevado azúcar en la sangre y provocó una epidemia de diabetes. Los americanos han sufrido un cambio similar, aunque más gradualmente. 

En 1909, según los registros del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, la ingesta de carne estadounidense era de 123,9 libras por persona al año. 

Durante el próximo siglo, la ingesta de carne se disparó, llegando a más de 201.5 lb por persona por año en 2004.US Department of Agriculture, Economic Research Service. Food availability (per capita) data system. December 18, 2013.   Eso es un aumento promedio de más de 75 libras por persona por año. 

En el mismo intervalo, la ingesta de queso per capita aumentó de menos de 4 libras por año a casi 34 libras. 

La ingesta de grano fue en la dirección opuesta: cayó sustancialmente. Aunque se ha recuperado parcialmente en los últimos años, nuestro consumo de harina y productos de cereales está muy por debajo de los niveles de 1909. Barnard ND. Trends in food availability, 1909-2007. Am J Clin Nutr. 2010;91

Por lo tanto, no es el pan, el arroz o los cereales en general los que han provocado que los azúcares en la sangre aumenten o que la diabetes se convierta en una epidemia. 

Todo lo contrario: 

La transición a una dieta fuertemente basada en productos de origen animal, especialmente carne y queso, ayudada y favorecida por la grasa de la freidora y el azúcar, es el verdadero culpable de las actuales epidemias de obesidad; diabetes.

No podemos culpar a la falta de ejercicio tampoco. Estudios cuidadosos muestran que los patrones de ejercicio no han cambiado lo suficiente como para explicar el aumento dramático de la obesidad.Swinburn B, Sacks G, Ravussin E. Increased food energy supply is more than sufficient to explain the US epidemic of obesity. Am J Clin Nutr. 2009;90:1453-1456.  

El verdadero problema está en el lado de entrada de la ecuación de calorías. Pero, seguramente preguntaras, no son los  carbohidratos los que hscen que engorde? 

La respuesta es no. 

Los carbohidratos tienen sólo 4 calorías por gramo. Las grasas tienen 9. 

Así que saltar la carne y el queso y su carga de grasa es un gran paso para adelgazar. De hecho, la mantequilla sobre su tostada matutina es mucho más denso en calorías que el pan en sí e igualmente para el queso crema en un bagel, la salsa de carne en su spaghetti, y el acortamiento horneado en una galleta. 

Las dietas bajas en carbohidratos sólo causan pérdida de peso cuando dejan de lado tantas comidas que su ingesta de calorías disminuye. 

No hay nada mágico o saludable para evitar los carbohidratos.

¿cómo podrían los alimentos grasos, como hamburguesas con queso y alitas de pollo, aumentar el azúcar en la sangre? 

La respuesta reside en la acumulación de grasas dentro de las células musculares y hepáticas. El metabolismo de estos lípidos intracelulares parece interrumpir la señalización de insulina, causando resistencia a la insulina.Samuel VT, Petersen KF, Shulman GI. Lipid-induced insulin resistance: unravelling the mechanism. Lancet. 2010;375:2267-2277

En las personas con diabetes tipo 2, una dieta baja en grasas, basada en plantas causa pérdida de peso significativa y mejoras dramáticas en el control de azúcar en la sangre, sin mencionar las reducciones en los lípidos del plasma y la presión arterial. Todo esto ocurre en la ausencia de cualquier límite de carbohidratos, calorías o tamaño de las porciones.Barnard ND, Cohen J, Jenkins DJ, et al. A low-fat vegan diet improves glycemic control and cardiovascular risk factors in a randomized clinical trial in individuals with type 2 diabetes. Diabetes Care. 2006;29:1777-1783  

Las grasas pueden aumentar el riesgo de Alzheimer?

Si

El efecto de las  grasas “malas” sobre el metabolismo del colesterol influye en aspectos de la deposición de beta-amiloide en el cerebro, en base a que  las estatinas reducen el riesgo de enfermedad de Alzheimer, y el alelo APOE epsilon 4 que está fuertemente asociado con el riesgo de Alzheimer y en el transporte de colesterol.

En pocas palabras evitar las grasas “malas” es una buena idea?

Las personas con diabetes, problemas de peso, trastornos de lípidos y otras condiciones  pueden empezar a tirar la carne, el queso y otros productos de origen animal y deben de remplazarlos con frijoles, granos, verduras y frutas saludables, el peso se disuelve, los azúcares caen y la necesidad de medicamentos disminuye.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s