MI HIJO NO APRENDE!!!!

​Una madre sumamente preocupada acude a consulta con su hijo; un pequeñín  de 7 años que lo traen a nuestra consulta por presentar problemas de aprendizaje durante varios meses.


La madre comienza narrando una serie de síntomas en los que predomina la inquietud, dificultad para sentarse en un solo lugar, inquietud y algunos problemas de comportamiento en casa y escuela, dificultad para  relajarse después o durante las actividades de ocio, lo que describen como su trajera un motor que todo el tiempo está en marcha, la madre refiere que habla en exceso, contesta impulsivamente las respuestas antes de que las preguntas se han completado, tiene problemas para esperar su turno y  habla o  actua, interrumpiendo constantemente aún siendo adultos familiares o desconocidos. 

Los síntomas han  estado presentes durante al menos seis meses y ya interfieren en  la escuela con múltiples reportes disciplinarios y bajo rendimiento académico, también se observan problems en la familia y la vida social. 

En el interrogatorio más profundo logramos establecer que algunos de los síntomas deben haber estado presentes desde antes de los 5 años de edad.

En este caso que dicho sea de paso es bastante frecuente en nuestra consulta de neurología, psiquiatra y psicología, el niño califica para ambos factores con inatento, hiperactivo e impulsivo, del diagnóstico de trastorno de hiperactividad por déficit de atención e hiperactividad.

En este tipo de trastornos el primer problema radica y que debemos tener en cuenta que cualquier otro trastorno que causa una falta de atención, impulsividad o hiperactividad puede imitar los síntomas de un déficit de atención con o sin trastorno de hiperactividad. 

No se puede diagnosticar hiperactividad por déficit de atención durante el transcurso de una esquizofrenia o si el paciente también cumple con los criterios para un trastorno depresivo mayor que  también es frecuente en la infancia y adolescentes o el trastorno bipolar, trastorno disociativo, trastorno de la personalidad en adolescentes y fnecuentemente en niños problemas por trastornos del espectro autista.
En casos menos frecuentes pero más graves problemas por uso de sustancias, o cualquier otra condición que puede explicar los síntomas de falta de atención, impulsividad o hiperactividad. Por ejemplo, los criterios de diagnóstico para un episodio maníaco bipolar incluyen distracción que causa dificultad en la atención problemas de escucha a los demás, falta de persistencia en las tareas, dificultad para organizar las tareas y actividades, la renuencia a hacer tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido, una tendencia a perder las cosas necesarias para tareas o actividades, y el olvido en las actividades diarias y por sí mismos, estos criterios deben conducir a un diagnóstico erróneo de hiperactividad y déficit de atención.

¿Es difícil que su hijo se esté quieto? 

¿Su hijo actúa sin pensar primero? 

¿Empieza por hacer algo y no lo termina? 

Si es así, es posible que padezca del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH). 

Casi todas las personas a veces muestran algunas de estas conductas, pero el TDAH persiste más de 6 meses y causa problemas en la escuela, el hogar y en circunstancias de carácter social.
El TDAH es más común entre los niños que entre las niñas y afecta entre el 3 y el 5% de los niños en los Estados Unidos.

Las principales características del TDAH son:

Falta de atención

Hiperactividad

Impulsividad

No se sabe exactamente cuál es la causa del TDAH. Existe una tendencia familiar, de modo que puede haber factores genéticos. Algunos factores ambientales también pueden influir.

Una evaluación completa realizada por un profesional capacitado es la única manera de saber con seguridad si su hijo padece de TDAH. 

Pedrito nuestro paciente el hijo de Alma, siempre había sido tremendo. Incluso cuando iba al kinder garden, revolvía toda la casa como si fuera un torbellino, gritaba, se enzarzaba en peleas y se subía a todos los muebles. 

A Pedrito ningún juguete ni actividad captaban su interés durante más de pocos minutos seguidos, se despistaba a menudo y actuaba de forma impulsiva, como si no fuera consciente de los peligros que entraña una calle transitada o un centro comercial atiborrado de gente.

Educar a Pedrito era realmente agotador, pero en aquel entonces a Alma no le preocupaba demasiado. “Así son los niños pequeños”, se decía. Pero, cuando cumplió siete años, Pedrito seguía siendo igual de difícil de controlar. 

Era una verdadera lucha conseguir que se centrara hasta en la más sencilla de las tareas, desde hacer los deberes hasta cumplir con sus tareas domésticas. 

Cuando los comentarios de los profesores de Pedro sobre su falta de atención y sus problemas de comportamiento empezaron a ser demasiado habituales para que su madre los pudiera ignorar, esta decidió llevarlo al pediatra o al psicologo, quien le recomendó que lo evaluaran para ver si padecía un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

El TDAH es un trastorno del comportamiento bastante frecuente, ya que se estima que afecta a entre el 8 y el 10% de los niños en edad escolar. 

Los niños son tres veces más propensos que las niñas a padecerlo, aunque todavía se desconoce la causa.
Los niños con TDAH actúan sin pensar, son hiperactivos y tienen problemas de concentración. Pueden entender lo que se espera de ellos pero tienen dificultades para completar las tareas, ya que les cuesta estarse quietos, prestar atención y atender a los detalles.

Es evidente que todos los niños especialmente los más pequeños se comportan de este modo en algunas ocasiones, sobre todo cuando están nerviosos o excitados; pero la diferencia entre este comportamiento y el TDAH es que en este trastorno los síntomas están presentes durante un periodo de tiempo más largo, afectan a diferentes ambientes o contextos e impiden que el niño se desenvuelva adecuadamente en el medio social, académico y doméstico.

El TDAH antes se conocía como trastorno por déficit de atención o TDA.  En 1994, se le adjudicó un nuevo nombre y se dividió en tres categorías o subtipos, cada una asociada a un patrón de comportamiento característico:

1. De tipo inateguientes:

incapacidad para prestar atención a los detalles o tendencia a cometer errores en los trabajos escolares u otras actividades por simple descuido

dificultad para mantener la atención de forma continua en las tareas o en los juegos lúdicas

aparentes problemas de audición

dificultad para seguir instrucciones

problemas de organización

desagrado y/o tendencia a evitar las actividades que requieren esfuerzo mental

tendencia a perder objetos, como juguetes, cuadernos o deberes escolares

dispersión y facilidad para distraerse

tendencia a los olvidos en las actividades cotidianas

2. De tipo hiperactivo-impulsivo, entre cuyos signos se incluyen los siguientes:

gestos o movimientos repetitivos que denotan nerviosismo o intranquilidad

dificultad para permanecer sentado

tendencia a correr o trepar de forma excesiva

dificultad para jugar tranquilamente

sensación de estar siempre “en marcha”

habla excesiva o descontrolada

lanzarse a responder preguntas de forma impulsiva sin haber escuchado completamente la pregunta

dificultad para esperar el turno o guardar fila

tendencia a interrumpir o a inmiscuirse

3. De tipo combinado, que incluye una combinación de los dos tipos anteriores y es el más frecuente.

Aunque puede ser un verdadero desafío educar a un niño con TDAH, es importante recordar que los niños que padecen este trastorno no son malos, no intentan hacerse ver ni se portan mal a propósito.

En otros boletines hablaremos sobre el tratamiento y que fue lo que pasó con Pedrito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s