DIOS Y NUESTRO CEREBRO

Cuando Dios creó al hombre, lo hizo a su imagen y semejanza.

Siendo a si dios copió su propio modelo cerebral y lo puso en todas las personas, en todo ser viviente; sea un mongol, chino, americano, indio, afro descendiente, rico, pobre, mendigo, todos tenemos el mismo cerebro.

Nuestro cerebro pesa 1.380 gramos, tiene veinte billones de neuronas; sí extendiéramos las redes neuronales medirían 10 kilómetros, tiene también los mismos nervios, dendritas, axones, todos son lo mismo en cada cerebro.

¡¡¡¡¡¡No hay ninguno diferente!!!!!!

El sistema límbico, es una red de intercconeciones entre diferentes partes de nuestro cerebro que está situado debajo de la corteza cerebral y está formado por el tálamo, hipotálamo, el hipocampo la corteza cerebral y el cuerpo calloso, que es un puente que une los dos cerebros el mesencéfalo, la amígdala cerebral y el septum.

Estos órganos son claves en la generación de emociones, donde el hombre experimenta penas, angustias, temores y alegrías, también transmite energía a las redes neuronales de acuerdo a lo que vemos, sentimos y escuchamos, estos órganos son responsables de las secreciones de bioquímicos que afectan nuestra fisiología para bien o para mal.

Siempre se hace la comparación el cerebro y una computadora, porque se basan en los mismos principios para funcionar, la computadora utiliza el código binario para representar textos o procesar instrucciones.

El código binario del cerebro son los pensamientos y emociones para procesar las instrucciones mentales.

La diferencia de una computadora al cerebro es que el cerebro es un computador complejo que ha sido imposible copiarlo en su totalidad.

La mente inconsciente procesa más de cuatrocientos mil millones de bytes y tan solo me doy cuenta de dos mil bites en los proceso conscientes lo que nos sugiere que subutilizamos nuestro cerebro y me pregunto:

¿Este es el patrón cerebral de Dios?

¿Te das cuenta del poderoso órgano que tenemos para crear cosas poderosas y vivir una vida feliz y de abundancia?

Pero, ¿por qué nos sucede lo contrario?

Jesús reveló un secreto que muy pocas personas han copiado, respecto al patrón cerebral que Dios puso en los seres humanos desde el principio de la creación, cuando creó al hombre a imagen y semejanza.

“Yo les digo, ahora, que si han creído lo que he hecho durante toda mi vida, las cosas que yo hice ustedes las harán y más grandes”

¿Quién está haciendo casas más grandes que Jesús hizo?

¿Quién camina sobre el agua?

¿Quién multiplica panes y peces?

¿Quién convierte agua en vino?

Nosotros tenemos el mismo tipo de cerebro que Jesús tenía cuando estaba en la tierra, el mismo cerebro de Mahoma, de Indira Gandhi de la madre Teresa de Calcuta, de Abraham Lincoln, de Bill Gate, de Mark Zuckerberg, de John D. Rockefeller.

Pero ¿entonces?

¿Cuál es la diferencia que hace la diferencia entre personas que hacen cosas grandes y las que no lo hacen?

Jesús dijo, estas cosas harán y aún más grandes de las que yo hago.

Jesús caminó sobre las aguas

Jesús coinvirtió agua en vino

Jesús calmo una tempestad

Jesús secó una higuera, sanó a paralíticos, leprosos, resucitó un muerto y muchas cosas más; pero el dijo:

“Ustedes pueden hacer estas cosas y más grandes”

Tenemos la misma mente, pero la mentalidad hace la diferencia. La mentalidad del común de las personas es de pobreza, carencia, de no puedo, es difícil, es imposible, soy enfermo, soy huérfano, no tengo trabajo, mis padres no me quieren, mi familia me rechaza etc, etc.

¿Qué impide cambiar tus estados emocionales hacia la abundancia y prosperidad?

¿Por qué no logramos salir de la carrera de ratas?

Ninguna explicación racional o cálculo matemático, como sostiene uno de los lógicos y filósofos más grandes del siglo XX, Ludwig Wittgenstein, puede ayudarnos si amamos a alguien que no nos ama, o si por culpa del miedo nos comportamos de modo irracional , como, por ejemplo, cuando repetimos un «mantra» para propiciar el buen resultado de un acontecimiento que tememos.

Del mismo modo, el hecho de confiar de forma racional en datos que establecen que el avión es el medio de transporte más seguro no nos ayuda en absoluto a superar el miedo a volar.

Los ejemplos son innumerables pero es importante destacar, en palabras de Nietzsche:

«Todo lo absoluto pertenece a la patología».

Y esto también es válido para la inteligencia y la lógica llevadas al extremo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s