El ALCOHOL Y EL CEREBRO

ImagenEl alcohol y el cerebroImagen

 Pocos médicos necesitan que se les recuerde; El consumo excesivo de alcohol puede tener consecuencias de salud desastrosa.

El consumo excesivo se asocia con mayor riesgo de lesiones, problemas conyugales o maltrato infantil, prácticas sexuales de riesgo  y  consecuencias médicas graves, como las enfermedades del hígado, la hipertensión y el cáncer gastrointestinal.

El consumo excesivo de alcohol crónico puede causar estragos en particular en el cerebro, aumentando el riesgo para la demencia, accidente cerebrovascular y deterioro psicosocial.

Sin embargo, un leve a moderado consumo se ha relacionado con varios beneficios para la salud entre ellos muchos con consecuencias para el cerebro.

La Food and Drug Administration de EE.UU. define el consumo moderado de alcohol, como hasta 1 bebida al día para las mujeres y hasta 2 tragos por día para los hombres. Una bebida equivale a 12 onzas líquidas de cerveza regular, 5 onzas de vino alcohol 12 %, o 1.5 onzas de licor.

Una encuesta reciente realizada por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo (NIAAA), en los Estados Unidos entre los adultos mayores de 18 años de edad, el 72% de los hombres y casi el 60% de las mujeres han tenido al menos 1 copa en el último año. Casi el 12% de los hombres y el 23% de las mujeres informan haber sido abstemios de por vida.

El 43% de los hombres y el 29% de las mujeres informan de al menos 1 episodio de consumo excesivo de alcohol en el último año es decir, el consumo de más de 5 para los hombres o 4 para mujeres bebidas dentro del tiempo correspondiente a 2 horas.

Más del 42% de los hombres reportan normalmente tomar 3 o más bebidas en un día, en comparación con sólo el 22% de los encuestados de sexo femenino.Imagen

La frecuencia de consumo, la encuesta NIAAA encontró que los hombres son dos veces más propensos a informar de consumo diario que las mujeres 5,8% vs 2,5% y casi dos veces más propensos a informar de beber 3-4 veces a la semana 10% frente a 5,5%. En contraste, 28% de los hombres y el 39% de las mujeres reportan no haber bebido una copa en el año anterior.

 Según El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el consumo excesivo de alcohol es responsable de cerca de 90.000 muertes cada año en los Estados Unidos, por lo que es la tercera causa principal de muerte atribuible al estilo de vida.

El exceso de bebida resultó en más de 1,2 millones de consultas de urgencias y más de 2,7 millones de visitas al médico en 2006; y en este mismo año 2006 el consumo excesivo era responsable de un estimado de $ 223.5 mil millones de Dólares en costos económicos y de salud.

 

 

Que hace el Alcohol con nuestro cerebro?

La relación entre el alcohol y la salud del cerebro es compleja. Numerosos estudios sugieren que el consumo leve a moderado es protector contra la enfermedad cardiovascular, tal vez debido a los efectos del alcohol en sí mismo y para los compuestos poli fenólicos antioxidantes

El vino tinto al parecer tiene la mayor cantidad de beneficios, mientras que la cerveza particularmente LA CERVEZA OBSCURA también ha pretendido beneficios cardiovasculares, aunque en menor grado.

El consumo de alcohol al parecer tiene efectos antiaterogénicos y anti -inflamatorias y se ha ligado a la mejora de los perfiles de colesterol, y de la función de la coagulación así como de la sensibilidad a la insulina.

La luz para moderar el consumo de alcohol tiene también ha relacionado con un menor riesgo de accidente cerebrovascular, tanto isquémico y hemorrágico. Sin embargo, el consumo excesivo se asocia con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular hemorrágico y  eventos isquémicos cerebrales más graves.  Cabe señalar que muchos de los estudios que analizan el impacto del alcohol en la salud cardiovascular fueron observacionales y no prueban causalidad

 El uso limitado de alcohol también se ha asociado con un menor riesgo de demencia en contraste con el consumo excesivo, que parece ser gravemente perjudicial para el cerebro.ImagenImagen

Un estudio publicado en Neurología en enero de 2014 encontró que los hombres de mediana edad que beben más de 2,5 bebidas diarias son más propensos a sufrir la disminución más rápida en todas las áreas cognitivas particularmente la memoria.

Durante un período de 10 años, estudios en animales sugieren que el aceite de pescado podría proteger contra la demencia inducida por el alcohol, atenuando la degeneración neuronal causada por el uso excesivo de alcohol.ImagenImagen

 

El cerebro en desarrollo, que hace el alcohol en los jóvenes?

Hay particular preocupación social y clínica sobre los efectos del alcohol en el cerebro de los niños y adolescentes. Un estudio sueco publicado en JAMA Medicina Interna en agosto del 2013 informó de que entre los 9 factores identificados como factores de riesgo para la demencia de aparición temprana, la intoxicación por alcohol fue la más significativa por lo que estos resultados son doblemente preocupante aunado con lo publicado  en la revista Archives of general Psychiatry en 2012 que sugiere que la mayoría de los casos de abuso de alcohol y drogas comienzan en la adolescencia.ImagenImagen

Los patrones de consumo de alcohol y drogas que surgen durante la adolescencia son cada vez más reconocidas como importantes factores determinantes de la conducta de consumo de sustancias y trastornos asociados además, los resultados del 2012 donde se encontró que los niños cuyas madres bebieron en exceso durante el embarazo tenían disminuido significativamente la plasticidad del cerebro en comparación con los de cuyas madres no bebieron.

 Ciertas poblaciones con enfermedades mentales tienen más probabilidades de abusar del alcohol y otras drogas. El consumo excesivo de alcohol puede contribuir a la patología psiquiátrica, en casi un tercio de los consumidores de que sufren de una enfermedad mental. El alcohol es bien conocido por tener considerables consecuencias psicosociales para los que abusan del alcohol incluyendo un mayor riesgo de problemas legales, deterioro social y laboral, y el abuso doméstico así como una mayor probabilidad de intentar y cometer suicidio.

El alcohol en un consumo alto y prologado puede llevar también a síntomas parecidos a una amplia gama de trastornos psiquiátricos, incluyendo alteraciones del estado de ánimo, ansiedad, psicosis, alteraciones en el dormir, problemas sexuales y trastornos amnésicos.

Las manifestaciones psiquiátricas del alcohol pueden ser mediada por su influencia en la función de neurotransmisores , en particular la pérdida de la función serotoninérgica, un estudio publicado en Alcoholismo en 2012 encontró que las mujeres son mucho más vulnerables al desequilibrio serotoninérgico causada por consumo excesivo de alcohol que los hombres.

 

La Neurociencia del Alcohol

Como la mayoría de las drogas de abuso el alcohol produce aumentos de la dopamina en el circuito de recompensa mesocorticolímbico. En los bebedores sociales durante la administración intravenosa de etanol se activa el circuito de recompensa, incluyendo el núcleo accumbens y esta activación contribuye a la experiencia subjetiva de placer y debilita las respuestas a los estímulos de miedo en forma contraria los grandes y prolongados bebedores presentan una pobre activación del núcleo accumbens  con el consumo de alcohol, lo que sugiere que experimentan una respuesta reducida de placer al beber.ImagenImagen

En los bebedores sociales, el alcohol también aumenta una respuesta del núcleo núcleo accumbens con activación para una respuesta psicológica de tomar decisión y  elecciones arriesgadas e impulsivas. Por lo tanto, el comportamiento de riesgo puede ser experimentado como más gratificante bajo la influencia de alcohol, mientras que las consecuencias son menos notables.

Imagen

El alcohol tiene interacciones complejas, tanto aguda como crónica, con muchos sistemas cerebrales que varían considerablemente con la edad y la composición genética de la persona que bebe.

En la moderación, el alcohol puede beneficiar al cerebro. Sin embargo, las alteraciones neurológicas y otros costos médicos psiquiátricos del consumo excesivo pueden superar rápidamente los beneficios.

Hay una necesidad de mejorar el consumo y es importante que lo profesionales de la salud involucrados evalúen la prevalencia y las ramificaciones de consumo excesivo de alcohol tanto en el cerebro como en la salud en general para facilitar la detección y el tratamiento de los trastornos por el alcohol.ImagenImagen

Dr. Jorge Bernal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s