Honorarios Medicos una controversia social

HONORARIOS MEDICOS
Los honorarios médicos serán siempre un tema controversial por diversas razones culturales, socioeconómicas y éticas  Los médicos son seres humanos corruptibles como sucede en cualquier sociedad.
El único escudo que los protege es la vocación…….vocacion de servicio….. que significa sentir alegría cuando una persona pone su la salud en las manos de un medico estableciendo asi….. una relación, que ha diferencia de otras profesiones, será más personal, más intima y  privada.
Para que el servicio no se contamine y sea eficaz, se requiere de profundo respeto de los principios éticos y de aquellas normas morales que algunos avances tecnológicos tienden a deshumanizar y a mercantilizar.
Como la salud es un derecho proclamado por la carta de las Naciones Unidas, se supone que debería ser gratuita, y su cuidado, estar a cargo de instituciones sostenidas por el gobierno con la consigna de que este debe de procurar la salud de su pueblo, sin embargo, este  ideal, debido a las deficiencias humanas, no completa sus metas. Actualmente existen en todo el mundo instituciones en donde en gran parte se cumplen los propósitos de estos servicios, siempre y cuando el paciente pueda escoger a su médico, para que la relación médico-paciente se logre.
En forma paralela, se prestan servicios que otorgan profesionales independientes que ejercen lo que se llama; Medicina Privada y se  llama honorarios al pago que se le da a una persona por su trabajo en algún arte o profesión. En el caso de la medicina el paciente hace honor a su médico otorgando un regalo o determinada cantidad de dinero que pudiera haberse convenido o no, previamente. Aunque esta palabra honorario puede ser sustituida por otras como  retribución, paga, sueldo, tarifa, emolumento, salario, etc., el uso le ha dado más categoría a este vocablo, reservándolo principalmente para señalar la retribución que se entrega en las profesiones liberales, entendiendo por éstas, aquellas que se ejercen pública y libremente.
En alguna ocasión ciertos médicos han comentado que la medicina es un buen negocio, y en verdad puede llegar a serlo cuando se mercantiliza uno de los oficios más nobles que ejerce un hombre estudioso y amable con vocación de servicio. Es de lamentar que existan galenos sin vocación que han puesto su corazón en el dinero, como mata de sus aspiraciones, convirtiendo su servicio en mercancía que, además, se anuncian en los medios de comunicación con redacción de tipo comercial, sin verguenza ofreciendo curaciones casi milagrosas.
El prestigio del médico se gana a pulso, en el voz a voz;  porque son las actitudes de servicio su mejor recomendación y es necesario encontrar parámetros y definir conductas para señalar cuáles son las actitudes que deben regir en relación con los honorarios y se deben analizar varios factores como:
Factor  paciente
Condición económica que incluye el salario, poder adquisitivo sitio geográfico en donde vive el paciente, casa habitación, medio de trasporte que utiliza, costos de los medicamentos, enfermedad aguda o crónica, costumbres higiénicas, etc.
En el caso de que el tratamiento requiera el ingreso a una clínica u hospital privado conviene aclararle cuáles serán los gastos de la hospitalización y cuáles los honorarios personales del médico, incluyendo análisis de laboratorio y el uso de los aparatos de alta tecnología.
Factor médico
La relación médico-paciente bien lograda a través de una historia clínica realizada con paciencia, aporta los datos necesarios para lograr el diagnóstico correcto y para el adecuado y bien intencionado manejo justo de los honorarios. El objetivo final es lograr la salud del enfermo sin lesionar su economía ofreciéndole además, nuestros conocimientos ya que la salud es un derecho puesto al cuidado de los médicos con vocación de servicio.
Santo Tomás de Aquino en la Suma Teológica  tratado de teologia del siglo trece  sostiene  desde ese entonces, que tiene derecho a recibir una justa retribución todo aquel que preste  servicios a los que no está en justicia obligado, con tal de que esta retribución sea moderada de acuerdo con las costumbres establecidas, proporcionada por el trabajo realizado y a la distinta condición de las personas beneficiadas y entiendace que estos conceptos que expone Santo Tomas pudieran representar facilmente procipios de un estudio de Mercado.
En algunos países los fijan las corporaciones profesionales, los colegios médicos, organismos sindicales o estatales, etc. La creciente socialización de la medicina en aras de suministrar al hombre enfermo todo tipo de asistencia médica, coloca a muchos médicos en la situación de figurar en una nómina de salarios que fija la institución de seguridad social teniendo en cuenta la inestabilidad de las economías en diversos países del mundo, sugerimos tener en cuenta el salario mínimo cambiante, la devaluación de la moneda, el poder adquisitivo de la misma y la situación económica de cada persona para que, con sensibilidad generosa, conservar los honorarios en un nivel justo y razonable  en forma tal, que el paciente sienta que se le ha hecho un verdadero servicio y que tenga la confianza de seguir solicitando los servicios del medico.
El detrimento del examen clínico y de la adecuada relación médico-paciente ha contribuido a la deshumanización de la medicina, otros factores éticos como son la dicotomía, como comisiones por recomendar pacientes o comiciones por indicar estudios de gabinete, la venta de certificados de salud o de defunción, el abuso del número de análisis de laboratorio o estudios de gabinete no siempre necesarios o los pauperrimos tabuladores de honorarios medicos de algunas compañias de seguros o asisitencia medica provada como en los Bancos; en Saltillo Coahuila Mexico algunos Bancos pagan  de honorarios medicos por consulta hasta 180 pesos la consulta de especialidad. Estos  son los temas de los cuáles nos ocuparemos en otra ocasión.
Por lo general los honorarios se conservan a un nivel razonable desde tiempo inmemorial el trabajo del médico se ha considerado como diferente al de alguna otra disciplina, algo así como una mezcla de ciencia, arte y como tal la retribución de dicho trabajo se ha cuestionado, tomando en cuenta esas condiciones, lo que no ocurre con el trabajo de otras disciplinas a quienes se les paga sin pensar en que se incurrió en algún exceso o que, dadas las condiciones socioeconómicas de las personas a las que se prestó el servicio, estas pudieran estar inclusive exentos de ese pago.
En efecto, a los profesionales de la medicina se nos vincula con labores altruistas, otras veces llamadas apostólicas, como obligadas a ser gratuitas porque la salud se considera un don divino y como tal debe ser resguardado o recuperada. Así se ha condicionado una idea un tanto romántica de la práctica de la medicina idealista, en que contemplando al paciente al tenerlo frente a frente decidamos el monto de la retribución que dependiendo de nuestra formación moral o humanística, podrá ser desde cero o hacer concesiones a una tarifa previamente fijado, de acuerdo al comportamiento de las mismas ya sea por el tipo de servicios, la especialidad, el uso de algún aparato o alguna tecnología que nosotros los médicos tenemos que pagar.    Pagar …….el inmueble que compramos o rentamos, el pago a el personal que nos ayuda, servicios básicos como electricidad, comunicaciones, pago de impuestos, etc. Ademas de que el medico tambien tiene familia y requiere de recuersos economicos para su vida.
Debería considerarse, en primer término, que la formación de un médico, es de muchos años de trabajo intenso en horas interminables de estudios o de cuidado junto al enfermo grave sacrificando horas de sueño, con jornadas de 24 y hasta 40 horas, además de los costos de libros, colegiaturas, materiales didácticos, e instrumental. El médico tiene el compromiso de seguir actualizando sus conocimientos ya que la medicina tiene cambios y adelantos vertiginosos, que el no seguir estudiando equivale no sólo a detenerse, sino a ir hacia atrás.   Para lograr estos propósitos es necesario hacer erogaciones pagando libros, publicaciones científicas, inscripción a medios de comunicaciones cibernéticos, asistencia a congresos, cursos de actualización, la mayoría muy costosos.
En nuestro medio se podría decir que las tarifas preestablecidas por los servicios médicos son más reducidas que la mayoría de las entidades, especialmente del Distrito Federal, Guadalajara o Monterrey e inclusive de ciudades cercanas como Cancún   donde ya la dolarización es un hecho y donde los servicios son ofertados a personas de otros países como EE.UU. por lo atractivo de los precios si los comparamos con lo que se eroga por ellos en dicho país.
Los que trabajamos a nivel de Medicina institucional o privado y los que hemos tenido el privilegio de servir a nuestro prójimo sin pensar en el aspecto económico, podríamos decir que el trato en las diferentes circunstancias debiera ser igual y esto habla de congruencia y autenticidad.
El tema de los honorarios médicos dentro de la comunidad médica en general, suele mirarse como un asunto de pago por servicios libremente acordado entre el profesionista y su cliente, mediado naturalmente por condiciones de capacidad, prestigio, calidad y complejidad del servicio otorgado, entre otras y la capacidad real o supuesta de pago del cliente. Sin embargo, esta libertad acordada con el cliente, está acotada por diversos señalamientos, tanto éticos como morales y legales. Estos últimos, suelen ser desconocidos por el médico en forma general y por ello hoy hago este ejercicio. El ejercicio en libertad la profesión médica en México se tiene asegurado en nuestra Constitución al señalarse en el artículo 5 que a ninguna persona podrá impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode, siendo lícitos. El ejercicio de esta libertad sólo podrá vedarse por determinación judicial, cuando se ataquen los derechos de tercero, o por resolución gubernativa, dictada en los términos que marque la ley, cuando se ofendan los derechos de la sociedad. Dado que en los países no socialistas, es lícita la libertad de oferta y demanda, existen diferentes modalidades de prestación de servicios de salud.
En el ejercicio privado de la medicina  hay completa libertad para que el paciente escoja su médico y éste fije sus honorarios; se trata sin duda, de un ejercicio verdaderamente liberal y que por lo general para tasar nuestros honorarios tenemos en cuenta tres aspectos, que se ajustan a los preceptos hipocráticos:
Complejidad de caso
Circunstancias del acto médico
Ccondición económica del paciente e idoneidad de quien lo solicite.
DAR AL MEDICO LO QUE MERECE POR QUE A EL TAMBIEN LO CREO EL SENOR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s